Actualmente se conoce como «Libro de los Muertos» una colección de conjuros y sortilegios que se incluían en las tumbas del Reino Nuevo, y pretendían ayudar al difunto en su difícil camino al Más Allá y en el juicio de Osiris.